Digitalización de colecciones fotográficas: escáner plano vs. cámara DSLR

Hay diferentes formas de digitalizar colecciones fotográficas. Uno de las más efectivos es el escáner de superficie plana porque se puede usar fácilmente sin muchas habilidades especiales. El uso de un escáner de superficie plana puede representar algunos inconvenientes como largos tiempos de escaneo en el caso de alta resolución, luz de alto contraste que enfatiza los posibles deterioros del documento, contacto físico y presión sobre el original y un sistema de iluminación estático basado en una fuerte radiación de temperatura y luz. Además, debemos tener en cuenta que, en algunos casos, debido a la superficie y / o materiales brillantes o por el hecho de que los documentos no se pueden aplanar, puede resultar muy difícil obtener imágenes satisfactorias con un escáner de superficie plana, por lo que se hace necesario utilizar un cámara fotográfica.

HAEU digitisation station

La segunda opción más común para digitalizar fotografías es el uso de una estación de digitalización de soporte de copia basada en una cámara en plano cenital. Este sistema tiene bastantes ventajas. En primer lugar, puede capturar en RAW lo que ofrece un mayor procesamiento de las imágenes. También puede digitalizar una gama más amplia de tamaños que con un escáner, incluidos objetos 3D como, por ejemplo, daguerrotipos. En tercer lugar, dado que la cámara es compatible con todo tipo de sistemas de iluminación, ofrece la libertad de iluminar según corresponda. Además no hay contacto físico con el original, el tiempo de exposición es corto y esto significa menos tiempo de irradiación de luz y temperatura. Finalmente, el mejor beneficio de la cámara es que una vez que un operador experto ha establecido los parámetros apropiados, el nivel de productividad es muy alto, incluso en alta resolución, y mucho más rápido que un escáner de superficie plana [1].

Uno de los problemas que puede significar el uso de una cámara es que, generalmente, su instalación puede resultar un poco más costosa. Además, necesita un especialista que sepa usar la cámara correctamente y procesar los archivos RAW. Asimismo, a veces no es posible hacer recortes masivos de las imágenes digitales porque los bordes de los documentos son irregulares o las imágenes tienen tamaños diferentes. Finalmente, la cámara necesita un espacio oscuro si trabaja con luz continua, una lente (o varias), un sistema de iluminación (flash o continuo), un soporte de cámara en la parte superior, y el ordenador y el software para administrar la toma y/o el proceso de edición.

Recientemente se ha cuestionado la calidad de algunos escáneres planos en comparación con los sensores modernos de cámaras de fotograma completo que tienen un amplio rango dinámico. En general, la impresión es que el sector de escáneres está un poco detenido y parece que las clásicas marcas profesionales (Hasselblad, Creo, Dalsa, Nikon, Fujifilm) ya no están invirtiendo en el desarrollo de nuevos productos [2]. Incluso si se puede obtener uno de sus buenos escáneres en un sitio web de comercio electrónico, es posible que no tenga un servicio técnico completo. El problema también puede ser la interrupción de la actualización de los sistemas operativos. En este escenario, instituciones relevantes del sector, como Photoconsortium o reconocidos profesionales como Taren Ober, Especialista en Imagen Digital en la Library of Congress, recomiendan una estación de digitalización basada solo en una cámara cental, ya que consideran que la calidad es superior a los escáneres.

En mi opinión, cuando tenemos que configurar una estación para digitalizar fotografías, debemos considerar cada modelo de dispositivo y cada situación. De la misma forma que hay diversos tipos de cámaras y lentes que pueden determinar la calidad de nuestro trabajo, también hay muchos tipos de escáneres planos. Estos dispositivos tienen diferentes características que tenemos que evaluar, como la calidad de sus componentes (principalmente sensor, óptico y tipo de luz), la resolución óptica (el número de puntos en horizontal y vertical que el sensor puede leer), el rango dinámico y su velocidad de escaneo, entre otros aspectos. Además, la selección de la estación de digitalización debe estar determinada por el contexto institucional, como el presupuesto, la cantidad de personal, el tipo y las condiciones de conservación de la colección fotográfica (diapositivas, negativos de 35 mm, positivos en blanco y negro, tamaño de los documentos …), plazos y requisitos de calidad. Un escáner de la serie Epson Perfection Photo (v700, v800) puede satisfacer la mayoría de las necesidades de pequeñas instituciones. Al mismo tiempo, si las condiciones no son las correctas, no vale la pena instalar sistemas de alta calidad y muy caros basados en cámaras tan profesionales como la Phase One iXG.

Finalmente, deberíamos considerar la posibilidad de usar servicios de outsourcing, pero esto requiere el establecimiento y la gestión de un proyecto de digitalización externo … ¡Algo que requiere otro artículo! ¡Espero que encuentres este útil!

[1] En términos de productividad, podríamos señalar que cuando trabajamos con diapositivas o películas fotográficas, las instalaciones de escaneo por lotes de una buena película de escáner como la Hasselblad Flextight X5 no tienen nada que envidiar a un sistema basado en un soporte con una cámara en plano cenital.

[2] Hasselblad ha detenido la producción de los escáneres Flextight en mayo de 2019 y no hay sucesores.


Digitalización VHS y tarjetas capturadoras de vídeo: ¿hay soluciones intermedias?

Hace un tiempo tuve que crear una segunda estación para digitalizar VHS en un contexto de archivo y necesitaba una nueva capturadora de vídeo. No teníamos presupuesto para una Matrox o una AJA Kona y traté de buscar una solución intermedia entre la gama amateur y la profesional de alto nivel. Me leí un montón de foros, contacté con colegas, con fabricantes, con proveedores y me resultó muy complicado encontrar lo que buscaba.


II Jornadas Fotografía Social

Ya tenemos aquí la segunda edición de las Jornadas de Fotografía Social, un espacio para la reflexión y el debate sobre la mirada de los profesionales a la hora de abordar contextos de injusticia social; su responsabilidad y su compromiso al retratar un determinado momento o una determinada realidad poniendo el foco en las desigualdades y promoviendo una conciencia colectiva. Reuniendo a destacados profesionales de la fotografía y organizaciones que dan voz a los colectivos vulnerables, las Jornadas se plantean como un lugar en el que exponer y compartir sus coincidencias y sus diferencias como plataformas de visibilización de la exclusión social, la discriminación, las desigualdades, la justicia social y los derechos humanos.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies